Harvard, Yale y US News: Una separación inesperada

¿Una metodología defectuosa?


* Noticia en desarrollo: Northwestern, Columbia, Georgetown, Stanford, la Universidad de California y la Universidad de Michigan se unen al éxodo de universidades.

Recientemente la revista Forbes escribió un artículo dedicado al reciente distanciamiento entre el sistema de ranking de US News y las Universidades de Harvard y Yale. Para todos aquellos que quieran ver el artículo original los invitamos a leerlo. Esta lista es una de las más importantes para definir a cual universidad uno estudiará su LL.M, de los cuales hay muchos temas que considerar, tales como el país, el foco de estudio, el inglés y más en los que conversamos en nuestra Guía al LL.M.

 

Las facultades de Derecho de Harvard y Yale han anunciado su retirada del proceso de ranking de facultades de Derecho de US News, alegando su metodología “profundamente defectuosa”. ¿”Profundamente defectuosa” porque Harvard y Yale podrían dejar de estar a la cabeza? 

 

Malos Ganadores 

Durante los últimos 32 años, la Facultad de Derecho de Yale ha ocupado el primer puesto en la clasificación de US News. Harvard ha ocupado el puesto 2 o 3 en todos los años de este periodo, excepto en dos. 

Por lo tanto, durante más de tres décadas, Yale y Harvard aparentemente vivieron muy felices con esta metodología “profundamente defectuosa”. 

Lo que ha cambiado son las prioridades de estas escuelas, que la metodología de US News no favorece. ¿Qué hay que hacer, si es que hay que hacer algo al respecto?  

 

La metodología de US News 

Esta columna ya ha criticado la metodología de US News para las escuelas de negocios y la ha considerado deficiente. 

Pero el mensaje de Harvard y Yale (del que se han hecho eco Berkley, Columbia y Georgetown) parece ser: “Si no seguimos ganando, no jugaremos. Y la culpa es de US News”. La actual metodología de clasificación de las facultades de Derecho de US News asigna puntos en cuatro categorías ponderadas: 

 

Evaluación de la calidad de los compañeros (40%) 

El 40% de las clasificaciones de US News procede de encuestas realizadas a los profesores de las facultades de Derecho (25%) y a jueces y profesionales (15%).  

Con una tasa de participación del 69%, las clasificaciones representan un concurso de popularidad, ya que aparentemente no se hace ningún esfuerzo sólido para comprobar los conocimientos o la parcialidad de los participantes, ni para normalizar sus puntuaciones. Curiosamente, las denuncias de Harvard y Yale sobre la metodología no están relacionadas con estas encuestas. 

 

Selectividad de los estudiantes (21%) 

Las evaluaciones de la selectividad impulsan el 21% de las clasificaciones. Estas evaluaciones comprenden la mediana de las puntuaciones de los estudiantes entrantes (LSAT, GRE), que cuentan con un 11,25%. La mediana de las calificaciones de los estudiantes que ingresan en la facultad de Derecho representa el 8,75%. Y la tasa de aceptación de la facultad de Derecho cuenta un 1%. Los decanos tanto de Harvard como de Yale afirman que este énfasis en las puntuaciones y las calificaciones castiga los esfuerzos de sus facultades por “mejorar la diversidad socioeconómica y apoyar a los estudiantes de hogares con menores ingresos… [mientras] anima a las instituciones a despreciar a los estudiantes prometedores con bajas puntuaciones en los exámenes”. 

El decano de Yale también se queja de que el peso que se da a las puntuaciones y calificaciones de los estudiantes socava las ayudas basadas en la necesidad. 

Por supuesto, ese peso también crea competencia (en forma de becas) para los estudiantes con éxito académico demostrado. Si no fuera por esas “ayudas al mérito”, como las llama el decano de Derecho de Harvard, esos estudiantes prometedores, pero acomodados, podrían haber ido a Harvard o a Yale.  Qué descaro. 

 

Profesorado y recursos de instrucción/biblioteca (13%) 

Los recursos del profesorado, la facultad de derecho y la biblioteca comprenden cuatro indicadores: el gasto medio en instrucción, biblioteca y servicios de apoyo (9%) y el gasto medio en todas las demás partidas, incluida la ayuda financiera (1%). La proporción entre estudiantes y profesores cuenta con un 2%.  

Las críticas de Harvard y Yale en este ámbito se refieren a sus programas de condonación de préstamos para trabajos de interés público. US News no cuenta estos programas como ayuda financiera. US News tiene razón, ya que la condonación requiere trabajo fuera de la escuela. 

 

Éxito en la colocación de los estudiantes (26%) 

El éxito de colocación se compone de cinco indicadores. Los más valorados son los relativos a las tasas de empleo en el momento de la graduación (4%) y 10 meses después (14%). 

Las tasas de aprobación del examen de abogacía representan el 3%. 

Por último, esta categoría tiene en cuenta la deuda media contraída para obtener el título de doctor en derecho al graduarse (3%), así como el porcentaje de graduados de la facultad de derecho que contraen una deuda de este tipo (2%).

Harvard y Yale no están de acuerdo con esta categoría. No tiene en cuenta los programas de condonación de préstamos financiados por las facultades a la hora de calcular la carga de la deuda de los estudiantes. Como resultado, las escuelas afirman que la metodología desincentiva a las instituciones a apoyar a los estudiantes que quieren seguir carreras de interés público (presumiblemente peor pagadas).

Además, la metodología trata como desempleados a los estudiantes que siguen un grado avanzado después de la graduación, así como a los estudiantes que reciben becas de interés público financiadas por la escuela de derecho.

Aunque Yale y Harvard han mantenido su lugar por años rankings recientes revelan que Harvard cayo al cuarto lugar.

Los elementos de una Escuela de Derecho

Una gran Facultad de Derecho: Aportes, Resultados y Rendimientos

¿Qué hace que una facultad de Derecho sea excelente? 

 

Un experimento: resultados y aportes

Imagínese que los estudiantes con talento y motivación reciben una instrucción experta y rigurosa por parte de líderes en sus respectivos campos. Los graduados pasan a la siguiente fase de sus vidas con excelentes habilidades de razonamiento jurídico, investigación y redacción, así como con una sólida base en áreas básicas del derecho (por ejemplo, contratos, pruebas, derecho constitucional). 

Esta experiencia de pensamiento se centra en las entradas (calidad de los estudiantes que llegan), el proceso (instrucción experta y rigurosa) y los resultados (graduados altamente capaces). Hasta cierto punto, la metodología de US News trata de reflejarlos. 

Sin embargo, este experimento mental deja de lado una consideración importante para los estudiantes. ¿Considerarán que la educación (y su coste) merece la pena? US News trata de captar este punto analizando la carga de la deuda y las tasas de empleo. 

 

Harvard y Yale se centran en los rendimientos 

Sin embargo, lo que tanto el experimento mental como la metodología de US News dejan de lado son los rendimientos. Y los rendimientos representan el núcleo de las críticas de Harvard y Yale, así como las razones de su ruidosa retirada de la clasificación. 

Tanto los decanos de Harvard como los de Yale quieren aumentar el volumen de ciertos tipos de estudiantes (“socioeconómicamente diversos”) que ingresan en la facultad y se gradúan para realizar ciertos tipos de trabajos (“carreras de interés público”). 

Estos objetivos de rendimiento pueden ser valiosos a nivel social. Pero, ¿en qué sentido hacen grande a una facultad de Derecho? En la medida en que la diversidad socioeconómica mejora la experiencia de aprendizaje, ¿realmente Harvard o Yale carecen de fondos para conceder becas? ¿Por qué los programas de condonación de préstamos a los estudiantes están vinculados al trabajo de interés público después de la graduación? ¿Son estos programas menos coercitivos para los estudiantes de bajos ingresos (léase, “socioeconómicamente diversos”) que las ayudas basadas en el mérito? 

Por último, ¿qué tiene de especial el trabajo de interés público? Al calificar a US News de “lucrativa” y “comercial”, el decano de la Facultad de Derecho de Yale pretende denigrar la publicación. Pero la propia cátedra del decano fue dotada por un promotor inmobiliario comercial con ánimo de lucro. 

Como dice el personaje de Tom Hanks en la película Sully: “¿Podemos ponernos serios ahora?”. 

 

Viva la diferencia 

Tal vez el mayor defecto de la metodología de US News es que resume demasiado en una sola clasificación: la capacidad de los graduados de la facultad de derecho, el rendimiento que pueden esperar los graduados de su inversión en la facultad de derecho y el bien que la facultad de derecho hace a la sociedad en su conjunto. 

US News puede encontrar una manera de clasificar a Harvard y Yale sin su participación. La metodología puede ajustarse para basarse en la información disponible públicamente. 

Pero, US News será mejor por tener a Harvard, Yale y otras escuelas de derecho de primer nivel participando en la clasificación. Como Lyndon Johnson dijo una vez de un oponente político: “Mejor tenerlo dentro de la tienda meando fuera, que fuera meando dentro”. 

La respuesta puede estar en crear metodologías separadas que clasifiquen a cada escuela en cada uno de los tres ejes mencionados. 

También será interesante ver en qué medida el empuje de una escuela a lo largo de un eje afecta a su posición en los otros dos.

 

Se debe notar que aunque el artículo se centra en el debate de la salida de Harvard y Yale estos no son los únicos que han salido del US News, Columbia, Georgetown, Stanford la Universidad de California y la Universidad de Michigan se han separado del sistema de rankings indicando un sentimiento de falta satisfacción general. Varios cambios siguen por lo que otras universidades salgan o suban a ocupar nuevos lugares dependerá de cada universidad y como defina que quiera responder ante el método actual

El conflicto entre el rendimiento y los resultados es el centro del problema para ambas universidades

La pregunta ahora es ¿Cuántas universidades saldrán del sistema de ranking? ¿Cuáles universidades serán las nuevas Numero 1 y 2 dentro de esta nueva competición?

 


Cuánto sube el sueldo de un abogado sí estudia un LL.M en Estados Unidos

Revisa aquí la entrevista de Las Ultimas Noticias al CEO de Work On Law. Obtener un LL.M esta cambiando de forma radical no solo las oportunidades de los abogados sino también sus sueldos, cada vez más abogados deciden estudiar un Master en Leyes internacionalmente para destacar de su competición.

Ver nota de prensa de Oscar Valenzuela en Las Ultimas Noticias, 1 de noviembre de 2022.

 

Si tienes dificultad para leer la nota, hacer click en este enlace: Cuánto sube el sueldo de un abogado si toma un magister en EE.UU


Un Lugar en el Mundo

Ciudades y razones


Ya abordamos lo que necesita un abogado para viajar a estudiar un LL.M y también hemos hablado acerca de los temas más populares en que los estudiantes de derecho se especializan. A continuación, y relacionado con lo mismo, un tema muy importante al momento de tomar la decisión de continuar los estudios:  la ciudad y país en que se va a estudiar. Esta decisión definirá el lugar donde quien estudia vivirá por entre uno y dos años. 

Es por esto que Work On Law decidió preguntar a abogados acerca de los lugares que escogieron para estudiar y las respuestas recibidas en esta encuesta sumadas a la información que recopilamos en un sitio especializado en el tema, nos revelaron  los lugares más populares para realizar un LL.M

La primera pregunta para aclarar esto refiere a las razones por las que los estudiantes deciden elegir una ciudad y país por sobre los demás. Estos motivos pueden agruparse en cuatro grandes temas, que son los factores determinantes para elegir el destino:

  • La primera y más importante razón es la reputación y fama, tanto de la Universidad como de la ciudad donde se encuentra. La notoriedad de una Universidad y la consecuente influencia en el futuro de sus estudiantes es una razón determinante. Asimismo, muchas ciudades de destino tienen por sí mismas una capacidad de atracción que hace de su experiencia una inolvidable, y que los estudiantes valoran enormemente. 
  • El segundo factor dice relación con el tema económico, ya que mudarse a ciudades lejanas, implica muchos gastos y trabajo, que se suman a los de los estudios. Esta razón, establece para muchos estudiantes límites a su búsqueda, llegando incluso a elegir las mejores Universidades en lugares donde vivan sus familias o conocidos y donde puedan asegurar un lugar para estar durante este período.
  • El tercer punto es directamente relacionado con los temas de especialización que cada estudiante quiere abordar y la infraestructura y posibilidades específicas que las Universidades ofrecen para esos temas. En el caso de los posgrados no todas las Universidades ofrecen los programas que algunos estudiantes requieren y esto achica su campo de elección.
  • Finalmente, un factor que ayuda a determinar la decisión es la calidad de vida que el lugar elegido puede entregar al estudiante y a su familia en caso de ser necesario. Infraestructura, tamaño, facilidad de transporte y lugares de recreo además de posibilidades de vivienda, entran a jugar como factores preponderantes.

En base a estos cuatro temas, las ciudades que fueron más populares en nuestra encuesta son:

  • En primer lugar, aparece Nueva York, para la que incluso muchos de los encuestados no dieron razones específicas dando por hecho el que la fama de la “ciudad que nunca duerme”, habla por si sola de una experiencia de vida inolvidable.
  • La sigue Melbourne, que de acuerdo con quienes estudiaron allí, es considerada una de las ciudades en que mejor se vive en el mundo, con infinitas experiencias y posibilidades.
  • La tercera en importancia de acuerdo con la encuesta es Londres, y quienes vivieron ahí argumentaron que su naturaleza como centro cosmopolita y las conexiones de por vida que posibilita con personas de todas partes del orbe, unidas a su gran cantidad de infraestructura e historia, son razones más que suficientes para estudiar allá y contrarrestan para ellos, el gran valor económico que esto supone.

Otras ciudades que fueron mencionadas fueron Barcelona, Berkeley, Edimburgo, Heidelberg, Montreal y París demostrando que las ciudades con mayor reputación y actividades influyen significativamente en la decisión de los estudiantes acerca de dónde van a realizar su postgrado.

Varios de nuestros encuestados respondieron que la fama de la ciudad en la que estudiaron era razón suficiente para ser su decisión.

Al rededor del mundo

Por el otro lado presentamos una lista de países y ciudades, rankeada por un sitio dedicado a los programas de LLMs alrededor del mundo y que divide los destinos por tema de especialización. De a acuerdo con ellos los destinos top a nivel global, son:

    • Reino Unido, y las ciudades dentro de él, Londres, Cambridge, Oxford, Nottingham, Manchester, Edimburgo, Southampton, Glasgow; Aberdeen, Dundee, Durham, Swansea 
  • Estados Unidos, con Nueva York, Columbia, Seattle, Miami, Los Ángeles, Notre Dame, Chicago, Stanford, Durham, Berkley, Washington, Boston, Houston y Austin, New Haven, Baltimore y San Diego
    • Países Bajos, en Leiden, Amsterdam, Tilburg, Masstricht, Utrecht y Groningen
    • China  en Hong Kong
    • España en Madrid, Barcelona, Bellatierra y Pamplona
  • Alemania en Hamburgo, Frankfurt, Berlin, Hannover y Saarbrücken
  • Australia, con Sydney y Melbourne 
  • Canadá Toronto, Cálgari y Montreal 
  • República de Singapur en Singapur
  • Bélgica en Leuven, Bruselas, Liege, Brujas y Ghent
  • Suiza en Ginebra, Friburgo y Lausanne
  • Suecia en Estocolmo y Lund
  • Francia con Paris como principal destino
  • Italia con Florencia y Turín

Definir el lugar en el mundo donde se va a estudiar, sin importar sí es por un año o dos, es muy importante. Durante todo el período de estudios, la experiencia de vida y redes de contactos, son tan relevantes como el grado académico. Es por esto que decidir el destino de ese lugar de estudios debe hacerse cuidadosamente, pues definirá una serie de experiencias complementarias que pueden hacer toda la diferencia.

Hay tantas opciones para estudiar un LL.M que cada país tiene ciudades destacadas en el estudio de la ley.

Sin importar en que te quieras especializar siempre habrá algún lugar para ti, una universidad donde podrás expandir tu conocimiento...

 


La primera decisión: El rumbo del LL.M

Una experiencia con muchos destinos


En un mundo tan globalizado como el actual y que por otro lado se especializa cada vez más en nichos concretos en las diferentes profesiones, ha surgido la necesidad de una constante profundización de contenido y el mantenerse al día de los profesionales que buscan el éxito en el desarrollo de sus carreras. Una de las posibilidades para comprobar frente a los mercados y al mundo académico, este interés e inquietud de un profesional es sin duda el estudio de postgrado y en el caso de los abogados el LL.M.

El tener más de un foco dentro de la disciplina, con una especialización o buscar conocer diferentes realidades y escenarios en estudios generales de posgrado, es entonces una enorme ventaja en el desarrollo y posibilidades de la carrera de un abogado. Decidir cuál será la especialización que uno quiere para su carrera, es el primer paso y uno muy relevante, que determinará muchas de las posibilidades y decisiones que vendrán a continuación. Si no se tiene una idea concreta puede ser un proceso complejo, pues hay cientos de Másters en Leyes. Es por esto por lo que reunimos una gran cantidad de información en una encuesta realizada a abogados, sobre el tema, los intereses, problemas y posibilidades involucrados. Uno de los tópicos y focos abordados en ella, es el que en conjunto con sitios especializados abordaremos en este artículo: los campos de estudio de especialización más populares.

Antes de comenzar hay que tener en cuenta un elemento muy importante, no es necesario que el LLM aborde un tema específico, muchos abogados deciden estudiar un LLM general para profundizar sus conocimientos de manera menos específica y focalizada, profundizando y viendo con otros puntos de vista los conocimientos disciplinares generales. Estos estudios de postgrado no específicos tienen el mismo prestigio que aquellos que decidieron especializarse en un campo determinado, sólo refieren a diferentes intenciones de desarrollo profesional. 

No hay tal cosa entonces, como un tema de estudio de posgrado mejor o peor que otro, el valor de la elección del campo depende de quién lo estudia, y de lo que quiere hacer el resto de su carrera. Sin embargo, hay opciones dentro del Derecho que son más populares que otras buscadas por potenciales estudiantes debido a las oportunidades que pueden entregar en el mercado o por un proporcionalmente mayor potencial que ven los profesionales en estos ámbitos de aprendizaje para el desarrollo de sus carreras profesionales y/o académicas y tal como revelan dos fuentes dedicadas a estas investigaciones las posibilidades son muy variadas.

Por un lado la encuesta realizada por Work On Law en México, Colombia y Chile, nos reveló las decisiones que tomaron los profesionales que las contestaron, y los posgrados que decidieron realizar para esos mercados, de variados temas, muchos no tradicionales, de carácter innovador, propios de nuevos desafíos de la profesión:

  • Uno de los temas más populares que aparecen en la encuesta como foco de especialización son las leyes medioambientales, con sus variantes en Derecho del medio ambiente, energía y recursos naturales, Derecho ambiental, Global Environment and Climate Change Law junto con otros abogados que decidieron enfocarse en cómo aplica la ley en los crecientes desafíos y problemas del medio ambiente.
  • Otros temas que destacan, por las potencialidades en los nuevos mercados y que aparecen en la encuesta son: Propiedad Intelectual, Resolución Alternativa de Conflictos y Computer and Communications Law, tema que aborda el inmenso y aún no completamente normado mundo de las redes sociales y entornos virtuales.

Hay más de 600 especializaciones disponibles para los abogados que quieran obtener un Master

Los ámbitos más buscados

Por el otro lado de acuerdo con un sitio especializado de los poco más de 650 estudios de L.L.Ms para abogados que presenta, define como los ámbitos más populares para estudio de especializaciones a los siguientes:

  • Estudio de Derecho Internacional:El desarrollo de una comprensión más profunda del derecho de sociedades, el derecho contractual, el derecho de propiedad intelectual, la resolución de disputas comerciales y la ley de competencia.”
  • Estudio de Derecho Empresarial: “Diferentes áreas de prácticas comerciales y sus implicaciones legales. Pueden incluir varios subconjuntos diferentes de áreas legales tales como comercial, laboral, tecnológica, de medios o de patentes. Muchos programas están diseñados para uso internacional y preparan a los estudiantes con cursos en transacciones globales, gobierno corporativo y fusiones y adquisiciones en el cruce de fronteras.”
  • Estudio de Derecho: Para profesionales con estudios de pregrado en Derecho, sistemas de Derecho y Regulaciones se establecen con el objetivo de guiar a la gente en la dirección adecuada. El contexto en el que se usan dichas guías incluye todo, desde sistemas de educación, negocios de restauración o política internacional.
  • Estudios de Derecho Nacional: “Se centra en las regulaciones gubernamentales, las normas de la agencia y los precedentes legales. Los estudiantes toman una variedad de cursos que pueden incluir leyes antimonopolio, leyes electorales, leyes ambientales, leyes del gobierno local, riesgos, políticas y leyes públicas, leyes de educación o políticas y leyes de salud.”
  • Estudio de Derecho Económico:”…Se enfoca en los regímenes regulatorios internacionales y nacionales que se aplican a las empresas. Los cursos en este programa pueden considerar la resolución internacional de disputas, el comercio internacional y local, las leyes de inversión, la propiedad intelectual y cómo estas áreas afectan y se ven afectadas por la economía.”
  • Estudios jurídicos en Derechos Humanos: “Además de aprender las leyes básicas que se aplican a los derechos humanos, los estudiantes pueden enfocar su campo de estudio aún más y centrarse en los derechos humanos en lo que respecta al derecho mercantil, los derechos humanos en relación con el encarcelamiento y los derechos humanos cuando se conectan con la economía.”
  • Jurisprudencia: “Jurisprudencia” se refiere a la filosofía de la ley, y las personas que optan por obtener un LLM en el área generalmente quieren obtener una comprensión más amplia de la ley en sí misma. Sin embargo, dentro de este programa, las personas aún pueden optar por reducir sus estudios y tomar cursos en áreas como investigación legal, práctica legal, resolución de conflictos, derecho comparado, derecho internacional o la ley en lo que respecta a la industria de la salud.”
  • Estudio de Resolución de Problemas: “Es un programa de grado que analiza las técnicas y teorías necesarias para resolver disputas comunes. Los estudiantes pueden aprender sobre procesos tanto adjudicativos como consensuales, o pueden seleccionar un enfoque dentro de su grado.”

Con la enorme y diversa oferta de LLMs, actual en el mercado las oportunidades y herramientas a disposición para especializarse son cuantiosas, y seguramente seguirán incrementándose y cambiando porque las leyes son una disciplina que constantemente se adapta y evoluciona con los avances de la sociedad. Hay decenas de Masters en Leyes y muchas universidades que los enseñan por lo que sí un abogado no tiene una idea concreta puede ser un proceso complejo. Sin embargo es necesario como primera decisión, dar  rumbo a este viaje que promete infinitas posibilidades. Invitamos a todos quienes han tenido experiencia a participar de nuestra encuesta, que aún está abierta y podrá ayudar a los profesionales a definir de mejor manera sus futuros estudios.

Aunque las búsquedas tienden a ser más convencionales la elección final de los abogados es una combinación entre interés y oportunidad

El primer paso siempre es escoger que es lo que quieres estudiar, pero el segundo paso no es estudiar inglés sino saber DONDE estudiar....

 


Inglés y LLM, Especialización y Posgrado

Una conexión crucial


Hablamos anteriormente acerca de los beneficios de estudiar un Máster en Leyes, también conocido como LLM. También hablamos de la importancia del inglés para un abogado y cuántas puertas puede abrir en su ambiente laboral. De lo que no hemos hablado, es de la conexión que existe entre estos dos temas, el inglés y el posgrado. Varios estudiantes de países no anglófonos, que deciden tomar el siguiente paso en su educación en un país de habla inglesa, lo hacen específicamente porque ese título demuestra dos cosas muy valoradas en el mercado laboral hoy en día:  Prueba que un abogado domina el inglés técnico necesario y les certifica un conocimiento de la cultura anglosajona y del Derecho Común.

Ahora bien, para elegir el mejor LLM para cada profesional, debe estudiar bien cuáles son los programas más prestigiosos en el mundo para sacar lo mejor de la experiencia y la especialidad que quiere abordar.

Para ayudar a esta elección hay instituciones que se han dedicado a ordenar y clasificar la información y la ponen al servicio de sus usuarios. Tal es el caso de Keystone LawStudies, que da información sobre más de 10.000 programas, divididos en los mejores rankeados, los lugares y ciudades más solicitadas para estudiarlos y los temas y campos que abordan.

En un sitio especializado en LLM, por otro lado, aparece el listado en agosto de este año con los LLM preferidos en el mundo y de inmediato salta un dato relevante. De los 50 primeros, 40 están ubicados entre EE. UU., Reino Unido, y Canadá.

Es por esto por lo que en países que no hablan inglés, están conectados la voluntad de hacer un Máster in Law y la necesidad de hablar bien inglés o de aprenderlo, ya sea por que quieren estudiar en el extranjero y aprovechar las ferias de trabajo, o porque algunos de sus LLMs se estudian en inglés tal como el caso de Alemania.

En Latinoamérica, una vez que un abogado define Universidad y tema de especialización, debe averiguar cuáles son los requisitos y todos deben pasar el primer obstáculo, si el programa elegido es de habla inglesa: Las pruebas estandarizadas de inglés, en su versión académica.

Hay muchos tipos de pruebas de inglés, pero las dos más reconocidas en el mundo son el Test of English as a Foreign Language (TOEFL) y el International English Language Testing System (IELTS). Las dos pruebas se enfocan en acreditar para la institución receptora, que quien la realiza y alcanza el puntaje requerido, puede estudiar y trabajar en inglés. En el caso de la segunda, IELTS, tiene pruebas con versiones académica y general, en el caso del TOEFL es la misma prueba para los dos ámbitos: profesional y académico.

Para estudiar entonces, hay que poder obtener un buen puntaje en la prueba seleccionada: para los abogados en la mayoría de los casos, se exige 100 sobre un máximo de 120 en el TOEFL y 7 sobre 9 en el IELTS. Cada una de ellas es requisito en Universidades de continentes diferentes, y, como regla general, las universidades mantienen la preferencia por la prueba desarrollada en los países que les corresponde:

  •       El TOEFL se enfoca en el idioma académico, para asegurarse que la persona que lo tome sea capaz de entender el lenguaje técnico, ya sea en su estudio o en su carrera. Fue creada por y es la prueba mayormente aceptada en Estados Unidos.
  •       El IELTS se enfoca en el lenguaje académico y/o general (dependiendo de la versión elegida), para garantizar que las personas que lo tomen puedan estudiar y aclimatarse en los lugares a los que van a viajar, sin importar el país específico. Es la prueba mayormente aceptada en Europa y el Commonwealth.

Las dos pruebas de inglés más conocidas en Latinoamérica son el TOEFL y el IELTS

La decisión de las firmas

Dada la dificultad de las pruebas el proceso de prepararse no puede hacerse solo. Muchos de los abogados que respondieron nuestra reciente encuesta prefirieron un profesor particular y, tanto los que tenían una buena base idiomática como los que no, tuvieron éxito en obtener los puntajes que necesitaban. Por otro lado, hay quienes prefieren los cursos en academias e incluso estudiar inglés, en países anglófonos por un período determinado, que normalmente va de tres a seis meses. Esta tercera alternativa es sin lugar a duda la que genera mayor grado de éxito de aprendizaje, pero también la más costosa y difícil de realizar por tiempo y compromisos involucrados. De hecho, puede ir entre los 650 y los 800 dólares semanales, alojamiento incluido y en versión full time.

Además del valor y el tiempo que se debe dedicar al aprendizaje del inglés, hay que agregar el valor de las pruebas. Tomar un TOEFL cuesta hasta 240 dólares, mientras que IELTS puede alcanzar los 300 dólares, dependiendo de la modalidad en que se realice. La más cara en ambas pruebas, es la “paper based” donde la prueba se realiza a mano, mientras un poco más barata es la modalidad “computer based” que se realiza también presencial pero frente a un computador. Las modalidades online, son cada vez menos usadas, por exigencias de las Universidades con la excepción de una de las pruebas más recientes, la de Duolingo que, aunque no tiene la misma reputación que los dos anteriores, es menos costosa y es aceptada por varias instituciones.

Esto puede parecer mucho tiempo, esfuerzo y recursos en la preparación para un posgrado y desanimar a quienes estén pensando en hacerlo, pero, muy por el contrario, el inglés y su preparación son en sí mismos un escalón importante en una carrera profesional y que reditúa aún antes y en forma independiente del LLM.

El inglés debería entenderse como una primera forma de especialización, general, cada vez más necesaria y que bien asumida, abre muchas puertas y posibilidades profesionales y de desarrollo personal, acceso mayor a información y sin duda al mundo de posibilidades de una especialización más específica y profunda como un postgrado.

La preparación de esta especialización idiomática requiere tiempo, esfuerzo y determinación, pero al entenderse no sólo como un paso sino como una puerta de acceso, vale la pena abrir todas las posibilidades que conlleva. Hay que preguntarse: ¿Cuál es mi nivel de inglés base? ¿Necesito ayuda para mejorar mi inglés? ¿Cómo planifico mi inversión financiera en esta etapa? ¿Cuánto tiempo y recursos puedo y estoy dispuesto a invertir en este proceso?

Un LLM en inglés entonces, para los países hispanoparlantes como los nuestros, implica una doble especialización y debe ser asumida como tal. Pero ambas traen beneficios y hacen destacarse a los profesionales que entienden la importancia y están dispuestos a navegar este primer paso en su viaje para poder acceder al segundo.

La preparación de esta especialización idiomática requiere tiempo, esfuerzo y determinación pero vale la pena abrir todas las posibilidades que conlleva.

Pasar el test de inglés es solo el primer paso para conseguir un LLM, pero el resto del viaje tendra que ser discutido en otra ocasión....

 


El Viaje hacia un LLM: Una experiencia definida por el abogado

Una herramienta en un mundo competitivo


El mundo laboral actual, altamente competitivo, globalizado y con una creciente complejidad y especialización en diferentes temas, siempre busca a aquellos que están mejor preparados, tanto en experiencia como en conocimientos. Son los profesionales que se especialicen en ámbitos y particularidades de sus carreras los que puedan traer habilidades, conocimientos y práctica profesional que, de mejor manera, aporten al éxito de una oficina, empresa, fundación o cualquier otro ámbito laboral en que se desempeñe. Es por esto que, para quienes buscan o ejercen un trabajo, una preparación académica posterior a los estudios de pregrado, es una de las claves para poder distinguirse de su competencia, acceder a los mejores trabajos y atraer al mayor número de clientes y nuevos negocios.

Para el mercado laboral del derecho en todo el mundo, es el LL.M. – Legum Magister – o Masters Of Laws, el postgrado que demuestra capacidades y especialidades específicas aprendidas. Este postgrado es para el abogado, lo que el MBA es para los economistas. Una especialización que refiere en forma directa al ejercicio Legal. Hay ejemplos de Masters of Arts, que también pueden ser relacionados con el mundo del derecho, pero un LL.M. es siempre y claramente un postgrado para un abogado y el ejercicio de su profesión. Son estos magísteres, los que abordan las diferentes especialidades para el ejercicio legal o una especialidad general en Derecho y se dictan en casi todas las Universidades del mundo. Por esto, muchos abogados consideran la opción de estudiar un Máster en Leyes, o LL.M.

Pero tomar la decisión de cuál de ellos estudiar, no es simple. En primera instancia hay que definir cuál es el tema en el que cada profesional quiere obtener mayores conocimientos o si prefiere profundizar sus conocimientos en general. Además, es importante entender si se quiere ejercer en el mundo privado o en el público y cuáles de ellos dan mayores posibilidades en cada ámbito.

Después de esto, es muy importante revisar los focos que las diferentes Universidades nacionales o internacionales dan a esas especializaciones y el prestigio que la Institución tiene en el mundo del Derecho. A continuación, ver idiomas y requerimientos que se necesitan en cada caso y formas de financiamiento. Este último punto es probablemente uno de los más conflictivos en el momento de definir el estudio de postgrados. Sobre todo, en este momento en que las becas públicas y privadas son escasas y muy difíciles de conseguir. Hay empleadores que apoyan la especialización de sus empleados. Por diversas razones, tanto por temas de interés como por necesidades específicas y de diferentes maneras con tiempo o incluso con apoyo económico. Otro tema importante para tener en cuenta en el momento de la elección.

Muchos abogados que han realizado el LL.M., lo describen como un viaje, una experiencia llena de situaciones que hace crecer a una persona en muchos ámbitos más allá del profesional. Todos ellos entienden que, estudiar un Máster, no es un fin en sí mismo ni una garantía directa de conseguir un mejor trabajo, pero sin duda es una herramienta que da cuenta de un profesional intelectualmente motivado y con mayor preparación para enfrentar el trabajo que quiere. Esto sumado a un objetivo profesional claro, es evidentemente una ventaja competitiva.

Jaime Werner: Estudiar un LL.M te da la libertad para evaluar tu carrera. Te da una pausa para respirar y ver cómo quieres desarrollarte

Una experiencia definida por uno mismo

Tal es el caso de Alicia Undurraga, Head of Legal Chile de Anglo American, quien estudio un LL.M. de Derecho Internacional, Comercio Inversiones y Arbitraje con doble titulación en la Universidad de Chile y en la Universidad Ruprecht Karls de Heidelberg. Lo hizo con la intención de especializarse en inversiones. Su interés específico en ese ámbito era por la minería y las inversiones de recursos naturales en el mercado internacional. Por esto, decidió estudiar un programa con estudios en Chile y en el extranjero, ya que era el programa más específico en este tema y que daba mayor experiencia en inversión global en minería. Tema que en un país como Chile tiene gran repercusión tanto en el mundo público como en el privado.

De hecho, en el momento en que la profesional estudió este LL.M, trabajaba para el Ministerio de Minería, y en los períodos en que estuvo en Chile, continuó trabajando como parte de su forma de financiamiento.

A pesar de que trabajar y estudiar a la vez, es una experiencia demandante y cansadora, la abogada de la Universidad Católica, indicó que fue una experiencia vital para ella, ya que logró no sólo profundizar sus conocimientos en el tema que le interesaba, sino que también obtener una mejor y mayor perspectiva acerca de las habilidades y conocimientos necesarios para avanzar profesionalmente en esta área. Además, y muy importante, esta experiencia le dio la posibilidad de ampliar su red de contactos internacionales, con compañeros y profesores con las que se mantiene en contacto hasta el día de hoy en forma periódica.

La importancia de esta red de contactos y su impacto en el ejercicio profesional también la destaca el abogado Jaime Werner, Asociado Senior de Barros Silva Varela & Vigil. Su motivación era diferente, no quería especializarse en un ámbito específico, sino que prefería obtener conocimiento más profundo en diversos aspectos del ejercicio del Derecho.

Para esto eligió la prestigiada Universidad de Duke en Carolina del Norte, donde estudió su LL.M. Como parte de los requisitos de ingreso, muy altos en este programa, el abogado tuvo que preparar y dar, entre otras cosas, el TOEFL. La experiencia le mostró una forma muy diferente de aprender Derecho, donde se privilegia el método socrático, y se espera que los estudiantes vengan con la materia preparada, en base a bibliografía entregada. Esto es para que en clases se privilegie la discusión sobre la materia y puedan analizar y dar solución a casos y problemáticas presentadas. El programa tiene un enfoque práctico, con alumnos de muy diversos orígenes y distintos puntos de vista, lo que sin duda es una gran preparación el ejercicio profesional.

A pesar de todas las dificultades, que significa el traslado a vivir en otro país, el abogado califica esta experiencia como fundamental para su formación ya que, a su parecer, le mostró de forma mucho más amplia y profunda diferentes posibilidades de desarrollo que puede tener su carrera profesional. La malla flexible del programa de Duke le permitió personalizar sus estudios de acuerdo con sus intereses personales y enriquecer aquellos aspectos que quería profundizar en el futuro, tomando cursos prácticos como Negociación y otros cursos con estilo de seminario como In House Law Practice, que contaba con fiscales de algunas de las empresas más grandes del mundo (Coca-Cola, The Home Depot, etc.) como expositores.

Las experiencias que vivieron ambos abogados son distintas. Cada uno tuvo sus desafíos y objetivos. Sin embargo, en ambos casos las experiencias se describen como profundamente enriquecedoras más allá del título. Con herramientas como inglés técnico y aprendizaje bajo el método socrático, nuevas perspectivas o redes de contactos y especializaciones necesarias para el desarrollo del país y/o de nuevos negocios, en todo caso el crecimiento profesional y personal es un denominador común.

Todo esto lleva a la conclusión que comparten los abogados, que han realizado este postgrado. Tomar un curso de LL.M, sin importar la especialización, es un viaje que se debe considerar y una experiencia que puede marcar el resto de la vida de un profesional. El mundo laboral actual está definido por la competencia y si un abogado quiere sacar el mayor provecho de una herramienta que podría ayudar al resto de su vida profesional, debe planear no sólo el siguiente paso, sino el objetivo hacia donde este paso lo llevara.

Alicia Undurraga: Una de las partes más valiosas de la experiencia es la red de contactos. Yo me mantengo en contacto diariamente con mis profesores y compañeros.

Estudiar un LL.M es una experiencia que trae muchas recompensas, incluso si tiene sus propios costos. Pero eso es un tema para otro día......

 


Inglés, la herramienta que abre puertas en el ejercicio del derecho

Un mundo globalizado


En un mundo tan globalizado como el actual, el ejercicio de las diferentes carreras está cada vez más definido por la capacidad de sus profesionales de establecer conexiones y relaciones entre diferentes países, culturas y personas. Esta comunicación global se hace cada día más cotidiana y necesaria. Y el mundo del derecho no es una excepción. Las firmas y grandes empresas que requieren de servicios legales firman alianzas internacionales y/o tienen sedes, negocios e incluso personal en países distintos a su lugar de origen. Ahí es donde entra una herramienta potenciadora, de creciente importancia en el desarrollo para los abogados: el inglés.

Las estadísticas muestran que este idioma es el más utilizado en el mundo de los negocios y en la mayor parte de los medios escritos, audiovisuales, bibliografía y publicaciones sobre temas y casos legales.

De acuerdo a Statista.com (sitio internacional especializado en estadísticas en 50 países) durante el año 2021, si bien el idioma inglés no era el que más parlantes nativos tenía, era sin dudas el más hablado en el planeta como segundo idioma con cerca de mil trescientos cincuenta millones de angloparlantes alrededor del mundo.

Varios estudios señalan que un creciente número de empleos piden inglés, mínimo un nivel intermedio de dominio del idioma. Este porcentaje llega en el 2021 a un 64%. De ese 64%, un 35% demanda inglés avanzado. Para comprobar el desarrollo de esa capacidad lingüística, hay en el mercado una serie de tests, con diferentes enfoques, desde académicos a profesionales, pagados o gratuitos, con o sin certificación. Entre ellos destacan el IELTS, TOEFL, TOEIC y Duolingo, entre otros.

Sin embargo, los abogados muchas veces no incluyen el aprendizaje del inglés y su certificación dentro de sus currículos como norma. A pesar de que este idioma es una herramienta que puede ofrecer variadas potencialidades, la tendencia es a estudiar este idioma y a hacer estas pruebas sólo como respuesta a un requerimiento específico y no a un desarrollo personal que enriquece y potencia el desarrollo profesional por las razones antes descritas. 

Esto probablemente se deba a que la situación del dominio del inglés, revela en este punto un problema que aqueja a muchos países de nuestra región. Aunque los sistemas educacionales invariablemente tienen algunos cursos de inglés, se realizan como complemento aislado y en forma muy básica, por lo que el dominio del idioma que la población tiene es pobre en un porcentaje significativo.

Si miramos los seis niveles de inglés que están acordados en la comunidad internacional, desde el A1 (el nivel más básico) hasta el C2 (el nivel más avanzado)podemos comprobar que, de acuerdo al estudio de la empresa chilena Políglota, el 72% de nuestra población no es capaz de hablar inglés más allá del A1. 

Education First (Mayor empresa de educación mundial de idiomas en el globo), realizó un estudio durante el año pasado que muestra una realidad aún más extrema en países como México donde los resultados mostraron que menos del 10% de la población puede hablar inglés a nivel A1, porcentaje que va incluso en descenso a lo largo de los últimos años. Statista.com estuvo de acuerdo con estas indicaciones como revela una investigación hecha el 2021 en la que se realizó una prueba para medir el nivel de inglés en varios países del continente americano. Esta prueba tiene un total de 800 puntos y obtener más de 550 puntos significa que el país posee un dominio avanzado del idioma, México terminó último en el promedio ponderado con un puntaje de 436. Además, demuestra una gran desigualdad entre las ciudades en la educación en este idioma, con más de 100 puntos de diferencia entre diferentes ciudades.

Education First también expone el caso de Colombia que, según los estudios del ranking sólo alcanza el puesto 17 de 19 países latinoamericanos donde testearon el nivel de inglés, el año 2020 y el puesto 77 de 100 a nivel mundial. El estudio hecho por Statista.com para evaluar el inglés de las distintas naciones en América demuestra que Colombia estuvo en el antepenúltimo lugar, superando sólo a Ecuador y México con un promedio de 465. 

Actualmente el 72% de la población chilena solo es capaz de hablar inglés a nivel A1

La educación: Parte del problema y clave para la solución

A pesar de estas conocidas estadísticas, los sistemas universitarios de estos países no han sido capaces tampoco de nivelar esta carencia y/o mostrar la importancia comunicativa y de manejo de información de esta herramienta. Las estadísticas muestran que los profesionales instruidos en el sistema de educación superior tienen un nivel bajo en el dominio del idioma. 

De hecho, los niveles declarados por los abogados registrados en Work On Law de variadas Universidades del sistema, son reflejo de esta realidad. Declaran que dominan inglés en nivel avanzado sólo un 27% de los postulantes, y los porcentajes promedio más bajos corresponden a aquellos que lo dominan a nivel básico que llega a un 7%, los cuales admitieron no poder ser capaces de mantener una conversación, y menos de un 2% de estos profesionales se declararon bilingües. Esto demuestra que, si bien las escuelas de Derecho dan acceso a algunos cursos de inglés, no hay un foco desarrollado en educación, en este ámbito.

Probablemente, es una combinación de todos estos factores la que lleva a que los abogados en su mayoría no inviertan tiempo en adquirir esta herramienta para potenciar su desarrollo profesional y expandir sus posibilidades laborales. La falta de uso práctico al tratar con legislación nacional y la falta de este foco en las instituciones educativas probablemente agravan la percepción de que el inglés es sólo un nicho especializado y no una habilidad de crecimiento. 

Para empezar, desde el punto de vista técnico el principal negocio para un abogado bilingüe está en el ámbito del derecho internacional. En el desarrollo de esta especialidad, un profesional ya no puede carecer de esta herramienta, dado que tendrá que estar al tanto de varias fuentes de información e interactuar con muchas personas con las que probablemente no va a compartir un idioma. Pero este punto de vista técnico no cubre todas las ofertas que un abogado puede recibir ni tampoco puede abarcar todas las oportunidades que un profesional en el ámbito legal puede obtener.

Una posibilidad obvia de especialización que requiere inglés es cursar un LLM. Los Másters en Leyes sólo se pueden considerar si una persona tiene un nivel avanzado en este idioma. Cualquier abogado que ha tenido la oportunidad de estudiar un LLM puede atestiguar que este postgrado tiene muchas especializaciones y pocas están relacionadas directamente con el ámbito legal internacional. Hay varias razones por las que un abogado querría estudiar un LLM, incluso si no está interesado en especialidades que necesiten otros idiomas, tales como mayores oportunidades de trabajo, la oportunidad de especialización en algún área o el desarrollo académico.

El uso del inglés tampoco está limitado al ámbito educativo. Como se expuso anteriormente la estadística de que el 64% de las empresas chilenas demandan cierto nivel de inglés de parte de los empleados también afecta directamente a los abogados, ya que muchas empresas requieren servicios o consejos legales que sólo un profesional bilingüe les puede dar, ya sea a través de la comunicación con los representantes de otras empresas o a través de la investigación e información de las leyes y/o empresas internacionales.

Nuestro mundo actual está definido por la interconectividad: entre los países, entre las culturas y especialmente entre las personas. Eso define potenciales y oportunidades en forma radical hoy en todos los aspectos y para todas las profesiones. El inglés como herramienta es una puerta que puede expandir los horizontes de todos aquellos que lo practiquen.

Es por esta misma razón que, aunque un profesional del derecho puede no estar motivado a aprender inglés aún, todavía existe la posibilidad de expandir sus habilidades y abrir nuevas puertas en un mundo interconectado y crecientemente demandante de profesionales bilingües.

El estudio de Education First revela que los niveles de inglés de México y Colombia son pobres y van en descenso.

Actualmente el 64% de los trabajos de calidad en Chile, y el 50% en México requieren inglés a pesar de la falta de conocimiento en el idioma.